Cámara FujiFilm X-Pro2 Body Black

16488618

Cámara FujiFilm X-Pro2


$1.340.000

$1.340.000
$1.340.000
$1.340.000
Cantidad

Accesorios compatibles con este producto

Cámara FujiFilm X-Pro2: Con la llegada de la X-Pro2, se mantiene el espíritu de la serie X, pero también la peculiar personalidad de la X-Pro, solo que ahora se actualiza con la última tecnología y mejorando (con mucho, en algún detalle) a la primera generación, justo allí donde más debilidades poseía. Para así, conformar un modelo muy sólido, potente, completo y que sintetiza con sólidos argumentos técnicos la apuesta de Fujifilm con su serie X.

Pocas diferencias encontramos en cuanto al concepto de diseño a primera vista. Aunque las tiene y algunas son realmente destacables. Empezando por su visor híbrido, que sigue manteniendo su excepcional calidad, tanto en su versión óptica (que incorpora info completa sin perder las sensaciones) como la electrónica que mejora resolución y velocidad de refresco (hasta 85 fps, en modo alto rendimiento). Es uno de sus puntos fuertes así que no podía quedarse sin una lógica mejora en calidad global.

En su parte trasera se ha incluido un nuevo joystick muy útil para seleccionar puntos de enfoque y navegar por los menús

La pantalla trasera aumenta su resolución, así como mejora su velocidad de refresco. Algunos controles han sido desplazados hacia la derecha de la mencionada pantalla y se incorpora un nuevo control, un pequeño joystick que añade más versatilidad para el control de diversos parámetros (especialmente indicado para la elección del punto de enfoque).

En el resto las mejoras eran más esperadas, como el dial de compensación de la exposición que aumenta los valores hasta +/- 3 (con una opción C que permite incrementar hasta +/- 5 pasos). Además, encontramos una nuevo control de la sensibilidad ISO, integrada dentro del dial de selección de velocidad de obturación. Una solución ingeniosa, que se recupera de diseños antiguos de la era analógica, pero que aquí, al menos en la práctica, no termina de convencer demasiado.

Hay que levantar la rueda y girarlo para seleccionar el valor ISO adecuado que se ve a través de una diminuta ventana en el dial de velocidades. Es fácil usarla. Pero no es ni demasiado intuitiva ni ágil cuando se trabaja. Al margen de que en situaciones de poca luz esta ventana es tan pequeña que no se puede apreciar el valor a seleccionar y hay que recurrir a la pantalla o visor para ello. Esto, unido a que es necesario levantar la rueda para girar y seleccionar, hacen que no sean pocas veces las que no se consigue seleccionar el valor deseado con suficiente rapidez y comodidad, siempre con cierto temor de cambiar, accidentalmente, el valor de velocidad de obturación.

Eso sí, quizás compensa en cierto modo este aspecto menos convincente del diseño, el hecho de que, ahora, esta X-Pro2 permite hasta tres diferentes configuraciones del ISO automático y que, unido a la personalización de algunos de los botones configurables, mejora notablemente sus posibilidades (incluso por encima de usar el modo manual a tenor de esa falta de comodidad de manejo mencionada).

Un punto a favor del diseño es que nos encontramos con un doble slot o ranura para usar dos tarjetas de memoria (una es compatible con UHS-II, en tanto que la otra los es con UHS-I). Un avance casi obligado si las pretensiones de este modelo son convencer completamente a usuarios profesionales y exigentes.

El resto, encontramos el cuerpo sólido, resistente y cómodo (se ha mejorado ligeramente el agarre) manteniendo un tamaño comedido y un diseño discreto.

Un cambio que suele pasar más desapercibido pero que nos ha parecido sustancial en el uso intensivo, es la mejora y cambio de la interfaz. Se ha conseguido una mejora sustancial de los menús y su navegación. Un rediseñado suponemos que casi obligado tras la incorporación de las nuevas opciones que incorpora la X-Pro2 y que, en conjunto, resulta un acierto y al que es fácil acostumbrarse. Y para los que gusten de personalización, se incluye una opción en el menú donde incluir los valores que más usamos y así tenerlos a mano y no tener que navegar por todos los menús y submenús (que han aumentado).

En la primera generación, el autofocus era uno de sus puntos menos brillantes. Tras tanto tiempo y viendo las mejoras que han aportado modelos como la X-T1 o la X-T10, se esperaba bastante avance con la X-Pro2. Como así ha sido. Y, de hecho, ya no se queda “tan atrás” con respecto a la competencia y ofrece un sistema de enfoque automático de gran rendimiento y con opciones realmente avanzadas, para competir claramente con cámaras profesionales.

Encontramos un enorme incremento de los puntos de enfoque, hasta 273, lo que unido a la nueva palanca de control (o joystick), se puede seleccionar con gran precisión y comodidad el punto de enfoque exacto. Pero más allá del control, lo cierto es que el nuevo autofocus es efectivo. Y eso que lo hemos probado con objetivos que, según las especificaciones, no son algunos de los últimos y que permiten una aún mayor “aceleración” del enfoque.

El enfoque por seguimiento ahora es muy sorprendente. Veloz, efectivo y convierten a la X-Pro2 en una cámara válida para escenas de acción. Algo que, hasta ahora y salvando situaciones, la serie X no competía a gran nivel frente a rivales. La X-Pro2 se aprovecha del gran área de autofocus y sus numerosos puntos para sacarle partido en el enfoque continuo.

Ficha técnica

Tiempo de entrega
15 días
Megapixels
24 megapixels
Wifi incorporado
Si
Sensor
CMOS
Almacenamiento
SD
Modelo Fujifilm
X-Pro2
FPS
8
Flash Incorporado
No
Cuerpo / KIT
Cuerpo Solo
Sensibilidad ISO
Auto, 200-12800
Batería Utilizada
NP-W126
Puntos de Enfoque
77
Velocidad de Disparo
30 - 1/8000 segundos - Modo Time
Peso
0.44 kg
Garantía
12 meses